Trump dice ahora que presentará un plan de reforma migratoria para regularizar a parte de los indocumentados

0Shares

Donald Trump sugirió este sábado 20 de agosto durante un encuentro con líderes hispanos que presentará esta semana un plan para regularizar la situación de millones de indocumentados. La propuesta sería un cambio inesperado y profundo en la estrategia de un candidato que construyó su campaña en torno a la promesa de construir un muro y a un discurso muy duro contra la inmigración ilegal.

Trump presentará su plan este jueves en Colorado, según desvelaron a Univision Noticias tres personas presentes en la reunión, que se celebró en la planta 25 de la Torre Trump de Nueva York.

“El plan final se va a anunciar esta semana”, dijo Jacobo Monty, que ejerce como abogado de inmigración en Texas y que estuvo presente en la reunión. “ A mí me gustó mucho que Trump reconociera que hay un gran problema con los 11 millones de personas que están aquí y que deportarlos no es posible ni es humano. El candidato también dijo que él anunciaría una forma de darles un estatus que no sería la ciudadanía pero que les permitiría estar aquí sin miedo a una deportación”.

Helen Aguirre, portavoz del Comité Nacional Republicano, estuvo también presente en el encuentro y a la salida confirmó que el candidato está trabajando para presentar un plan. “Trump fue muy categórico al decir que busca una reforma migratoria justa”, dijo Aguirre. “Quiere escuchar a todos y presentará sus conclusiones en los próximos días”.

La campaña no ha dado detalles sobre el plan. Según su portavoz Steven Cheung, «Trump no dijo hoy nada que no hubiera dicho muchas veces antes: hacer cumplir nuestras leyes de inmigración, respetar la Constitución y ser justo y compasivo pero poniendo primero a los trabajadores de Estados Unidos».

Sin embargo, los líderes hispanos dicen que no habían escuchado nunca tantos detalles sobre el plan del candidato, que contrasta con sus palabras sobre los inmigrantes durante la campaña. En las primarias, Trump se comprometió a construir un muro en la frontera con México y a crear una fuerza de deportación para enviar a los indocumentados a sus países de origen.

Al lanzar su campaña presidencial en junio del año pasado, el millonario vinculó inmigración y delincuencia con estas palabras: “ Cuando México envía a su gente, no envía a los mejores. Envía a gente que tiene muchos problemas y que trae sus problemas aquí. Esa gente está trayendo drogas y delincuencia. Son violadores y algunos, supongo, buenas personas”. Unos días después, un periodista le ofreció al candidato la posibilidad de pedir disculpas por sus palabras. “No voy a pedir disculpas por decir la verdad”, contestó. Según uno de los asistentes, este sábado Trump dijo que se arrepentía de haber dicho esas palabras.

Al conocer la reunión de Trump, Amanda Rentería, directora política de la campaña de Hillary Clinton, recordó estas y otras palabras del candidato y afirmó: «Si es cierto, es un intento cínico de Trump de distraer la atención de unas políticas peligrosas que redobló esta semana en un nuevo anuncio. Donald Trump será Donald trump y está claro que es peligroso para la comunidad latina».

El encuentro en la Torre Trump en Nueva York duró una hora y media y concluyó en torno a las dos y media de la tarde. Estuvieron presentes Steve Bannon y Kellyanne Conway, que desde esta semana son los máximos responsables de la campaña de Trump. También la mayoría de los miembros del consejo hispano de apoyo al candidato: un grupo que incluye a representantes estatales como Ralph Alvarado, pastores evangélicos como Mario Bramnick y ejecutivos como Javier Polit, que ejerce como responsable de información en la sede central de Coca-Cola.

Quienes estuvieron presentes aseguran que Trump los recibió con un tono conciliador. Abrió el encuentro con unas palabras de bienvenida, preguntó a sus invitados qué debería hacer por la comunidad hispana y no dejó de tomar notas durante la mayor parte de la reunión.

Según tres de las personas en la sala, el candidato republicano dijo que su prioridad ahora era saber qué hacer con los 11 millones de inmigrantes indocumentados que están ahora en el país.

“Trump es consciente de que no se puede deportar a 11 millones de personas”, dijo Lola Zinke, esposa de Ryan Zinke, un congresista republicano de Montana que antes fue Navy Seal.

0Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *