Expertos en salud mental abogaron ayer por el invo­lucramiento del Ministerio de Educación y las univer­sidades del país en progra­mas que se desarrollan pa­ra prevenir el consumo de alcohol entre mujeres du­rante el embarazo.

En un congreso organi­zado por el Departamento de Salud Mental del Minis­terio de Salud Pública con ocasión de la conmemora­ción ayer del Día Mundial para la Prevención del Sín­drome de Alcoholismo Fe­tal (SAF), advirtieron que las bebidas alcohólicas re­sultan nocivas para el be­bé en cualquier etapa del embarazo y sin importar la cantidad que se consuma.

Llamaron a romper con los mitos de que una copa de vino no hace daño y de que la cerveza contribuye a que el bebé nazca limpio, ya que por el contrario podría pro­vocar daños neurológicos irreversibles en la criatura.

El SAF es un trastorno del desarrollo que afecta a los hijos de madres que abusan del consumo de al­cohol durante el embarazo o antes de la gestación, con consecuencias físicas, inte­lectuales y de conducta pa­ra el recién nacido.

“Todos tenemos el com­promiso de controlar los efectos perversos que cau­sa el consumo de alcohol en las embarazadas”, dijo el director de Salud Men­tal, Alejandro Uribe, en las palabras de bienvenida del congreso realizado en el hotel Catalonia de la capi­tal.

Durante la actividad se divulgó un estudio del año 2018, el cual reveló que de 789 embarazadas atendidas en la Maternidad San Loren­zo de Los Mina, 185 confir­maron que consumieron be­bidas alcohólicas en algún momento.

De esa cantidad, 31 persis­tieron en el consumo pese a informarles de los riegos que conllevaba para sus bebés. Dieciocho de esas 31 emba­razadas eran adolescentes y 16 consumieron también drogas narcóticas durante la gestación.

No hay datos del 2019 en esa maternidad, según expu­so el pediatra Cristián Mateo, debido a que el hospital du­rante ese año funcionó ex­clusivamente como un cen­tro Covid.

Sin embargo, desde que el hospital retomó sus aten­ciones habituales a embara­zadas hasta la fecha, 497 han sido atendidas por consumo de alcohol durante la gesta­ción. En el San Lorenzo de Los Mina ya funciona una Sala del Espectro Alcohólico Fetal, lo que se pretende lle­var a todas las maternidades del país.

Hasta en Baby Shower

Heydy Camilo, vicepresiden­ta del Colegio Dominicano de Psicólogos (Codopsi) y quien expuso en el congre­so sobre la importancia del diagnóstico temprano del SAF, lamentó que en la ma­yoría de las actividades so­ciales el consumo de alco­hol esté presente, incluso en los llamados “Baby Shower”, con el brindis de la bebida llamada “mimosa”.

La psicóloga abogó para que en el currículo del Mi­nisterio de Educación se in­cluyan programas de pre­vención de embarazos en adolescentes, violencia intra­familiar, consumo de alcohol durante la gestación y otros males sociales.

Mientras Luz Fermín, ex­positora en representación del Servicio Nacional de Sa­lud (SNS), recordó que Re­pública Dominicana es el ter­cer país con más embarazos en adolescentes y el séptimo en consumo de alcohol de Latinoamérica.

En su ponencia sobre las repercusiones del SAF, lla­mó también a incluir esas dos problemáticas en el cu­rrículo del Ministerio de Edu­cación. “No hay ningún mo­mento durante el embarazo en el que se pueda tomar al­cohol sin riesgos”, añadió la gineco-obstetra.

Lamentó que la Ley 139-03 sobre Prevención y Lucha Contra el Consumo Excesi­vo de Bebidas Alcohólicas no se aplique, porque prohíbe vender bebidas alcohólicas a menores de edad, algo que no se cumple.

El embarazo es un riesgo

El experto en adicciones y psiquiatra, Rafael Johnson, advirtió que el embarazo es un tiempo de vulnerabilidad para la mujer y un generador de enfermedades mentales.

“La exposición prenatal al alcohol es una de las princi­pales causas de discapacidad intelectual”, dijo Johnson, quien estimó que hasta 18 años de vida saludable po­dría perder una madre em­bazada consumidora de al­cohol.

El profesional de la con­ducta exhortó también a usar con cautela psicofárma­cos para tratar diversas con­diciones mentales en emba­zadas, aunque reconoció que los psiquiatras dominicanos son conscientes al momento de prescribirlos.

Citó que incluso proble­mas de aprendizaje en ni­ños podrían estar asociados al consumo de alcohol de las madres durante el embara­zo. “Nos encontramos en el subsuelo en el manejo de es­ta problemática”, añadió.

Covid potenciador

Entretanto, Dianne Bisonó, presidenta de la Fundación Fénix, indicó que la pande­mia del Covid-19 ha sido un acelerador de las adicciones y de diversos trastornos psi­coemocionales.

Entre las estrategias que utiliza la fundación para tra­tar a embarazadas consumi­doras de alcohol, mencionó integrarlas a grupos de autoa­yuda, participación de fami­liares en el proceso terapéuti­co, diseño de un plan de vida post recuperación y un plan de prevención de recaídas.

“Las adicciones son po­derosas y desconcertantes”, manifestó Bisonó, quien ex­hortó a tratarlas como una enfermedad y no como una deficiencia moral o personal de quienes las padecen.

SEPA MÁS

Cerebro.


La decana de Ciencias Sociales y Humanida­des del Intec, Dalull Or­dehi González, planteó en el congreso que “los seres humanos somos lo que pasa en nuestro ce­rebro”.

Recordó que en el pri­mer trimestre del emba­razo hay un mayor im­pacto en el proceso de desarrollo del neonato y es el tiempo en que pue­den surgir las discapa­cidades. “Como se trata de un síndrome, lo que sucede permanecerá por el resto de la vida del ser humano”, advirtió.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here