Carlos Silver despierta agresivo y con alucinaciones

0Shares

Carlos Silver fue entregado esta noche a sus familiares luego de mostrarse agresivo al despertar tras ocho horas de sueño en la clínica Cruz Jiminián, donde fue ingresado al finalizar su hazaña artística de cantar 106 horas sin parar, informó su médico de cabecera.

“Carlos llegó aquí y después de ocho horas durmiendo (cuando despertó), y al ver que había un electrocardiograma y al ver varios médicos vestidos de blanco se le metió una alucinación, un delirio de persecusión, de una forma extremadante agresiva”, afirmó Antonio Cruz Jiminián al noticiario SIN (Color Visión).

Luego agregó: “El es una persona fuerte, empujó todas las enfermeras, empujó a los médicos, estralló todo lo que encontró en el camino, pudimos controlarlo entre varios hombres, le pusimos un sedante, aquí rompió en la enfermería, rompió estación de enfermería, equipos, dio patadas se quería tirar de la azotea…”

Silver, que este miércoles concluyó su reto de 106 horas cantando sin parar, fue entregado a su madre, esposa e hija.

El paciente presentó alucinaciones y agitación psicomotriz con delirio de persecución”, que podría ser por la falta de descanso por los días sin dormir y muy posiblemente por la deshidratación y la alteración de los electrolitos en la sangre, especialmente de sodio, explicó Cruz Jiminián a SIN.

Aunque cantó sin parar cuatro días y 10 horas en el parque Eugenio María de Hostos en busca del récord Guinness, el cantante dominicano no calificó, determinó este miércoles el juez acreditado por Guinness World Records, porque violó la regla del tiempo de descanso entre cada canción.

0Shares
Ariel Ynoa Pitta on EmailAriel Ynoa Pitta on FacebookAriel Ynoa Pitta on GithubAriel Ynoa Pitta on GoogleAriel Ynoa Pitta on TwitterAriel Ynoa Pitta on Youtube
Ariel Ynoa Pitta
Comunicador & developer
Nacio en los altos picos de la cordillera septentrional, es Comunicador, Desarrollador Web, App móvil, Social Media y Networking. Lector incansable incasable de la Biblia...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *