Ruddy L. González

Los contubernios entre policías y delincuentes, puesto en escena con toda crudeza por la comunicadora Julissa Céspedes en su programa Reporte Especial, pone ‘los pelos de punta’, como dice el refranero popular.

La delincuencia es un mal de las sociedades, y la nuestra no es diferente. De ahí que en los últimos años, en lo que va de este siglo, para conformarlo en un período, se han anunciado muchos programas de combate a la delincuencia que al final se han quedado en el tiempo, postrados, cuando uno de esos ‘picos’ de la delincuencia lo echa por tierra. Y ahora no es diferente.

El gobierno de poco más de un año, fijó como una de sus metas una lucha frontal contra la delincuencia, con asesoría internacional, como la de Rudolph Giulianni incluida, lo que elevó al tope las expectativas de la gente de que todo cambiará. Así, con ‘Mi barrio seguro’ en marcha, de que va ‘viento en popa’, el director de la Policía anuncia que la delincuencia callejera se ha reducido 24% en lo que va del año. Pero como un desafío, cámaras de seguridad captan como una banda de motoristas, asaltan, roban y aterrorizan barrios completos, mientras criminales lanzan en los pies de las autoridades, y de la sociedad, un muerto y un herido a tiros a pleno mediodía en una transitada avenida.

Esa es la realidad, a la que han reaccionado esta semana el Conep y Participación Ciudadana, por ejemplo. Es un tema es complejo. Resolverlo sin aspavientos ni expectativas sobrexpuestas y con una buena y confiable comunicación, puede ser la diferencia entre el pasado y el presente.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here